▷ Don Juancho y doña Resquicia ✍


Don Juancho y doña Resquicia

— Ay, don Juancho, don Juancho, si no se quita usted, a ver como paso yo.
Señora Resquicia, yo no tengo porqué quitarme, para que usted pueda pasar.
Cómo que no.
Usted lo que tiene que hacer es ponerse sus gafas, para que así con ellas puestas usted pueda ver.
Me está usted llamando cegata don Juancho.
No doña Resquicia, yo no la he llamado cegata, pero reconozca que, por donde usted quería pasar, no era yo el que se lo impedía.
Cómo que no, entonces quién era el que estaba ahí.
Más bien, qué es lo que había ahí y no era otra cosa que la pared de la finca enojosa.
Bueno usted perdone y tal vez tenga razón y lo que debo hacer yo, es llevar puestos mis anteojos de gran visión.
Lo ve usted doña Resquicia, que no es tan difícil reconocer la verdad y sobre todo cuando es otro quien se la dice.
Que tenga un buen día don Juancho.
Le deseo a usted lo mismo doña Resquicia.
Don Juancho y doña Resquicia

Deja un comentario

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Mila Reyes
Finalidad: Gestionar y publicar tu comentario.
Legitimación: Tu consentimiento.
Tratamiento: Tu comentario puede que lo revise un servicio de detección automática de spam, Akismet.
Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Axarnet (proveedor de hosting de recetasypoemas.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Axarnet.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra Política de Privacidad
Plazo de conservación de los datos: Los datos proporcionados se conservarán indefinidamente o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. 
Para más información consulta nuestra Política de Privacidad.