▷ Un diario para Aria Capítulo IV ✍

Un diario para Aria

(Capítulo IV)

Protagonista por un día

Hoy era ella la más guapa entre todos sus hermanos, en cambio a ellos no parecía importarles, pues compartían su alegría y sonreían junto a ella, ¡qué bonito! ni envidias, ni malos pensamientos, ¡que limpio era todo! Esto sí que lo comprendía, mamá les había educado de tal forma que se quisieran y respetarán tanto entre ellos como con los demás, que, si algo malo les ocurría a alguno, lo sentirían todos por igual, así pues, cuando ese algo era bueno tenían que compartirlo igualmente, que jamás se sintieran el uno por encima del otro, sin envidias, si alguno tenía más que el otro y ese necesitaba de ello había que compartirlo.
Cuando estaban todos preparados, se miró por última vez en el espejo antes de salir, no sé, pero, le pareció verse diferente, que sólo por el hecho de que iba a hacer «la primera comunión», se sentía importante, pero una importancia sin maldad. Ese día sería ella la primera en todo, en salir de casa de la mano de mamá, en entrar en la iglesia (el colegio, pues era en este donde se celebraba la eucaristía, como ya dije anteriormente), también sería la primera en ir a comulgar. Pero al estar a mitad de la misa recordó la parábola «los últimos serán los primeros en entrar en el reino del Señor». Se sintió mal, muy mal, culpable por haber sido la primera en esos pequeños detalles. Quiso correr hacía dónde estaba su familia, puesto que las habían colocado delante del altar, a todas las que iban a tomar la comunión por primera vez. Pedirles perdón por haberse sentido importante, pero al mirar a mamá, esta le dijo con sus ojos llenos de cariño, ¡niña!¡niña mía!, no te sientas culpable, pues realmente hoy, no solo el día es importante, por ser día de visita a la casa de Dios, sino que tú eres importante igualmente por recibir «su cuerpo» dentro de ti, así también yo me siento parte de esa importancia, por haberte vestido lo mejor que pude para que lo recibas.
▷ Un diario para Aria Capítulo XI ✍
d521b3285331148964fc0a459a826ae3

Un diario para Aria (Capítulo XI) Ya eran siete Fue pasando el tiempo, un hermano otro y otro hasta llegar Read more

▷ Un diario para Aria Capítulo II ✍
60959e8d8c34f5c00b9627dfd768f462

Un diario para Aria (Capítulo II) Preguntas sin respuestas Quizás era por eso que se estremecía al entrar, pero no Read more

▷ Un diario para Aria Capítulo X ✍
eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae

Un diario para Aria (Capítulo X) Recordando una anécdota Recuerda Aria como anécdota ahora. En esa época era desconocimiento, que Read more

▷ Un diario para Aria Capítulo XII ✍
fbb4b6a86e716d470f9aaf0dffc43cd5

Un diario para Aria (Capítulo XII) Marcha a la ciudad Todo comenzaba a cambiar, ya no vivían en el pueblo, Read more

▷ Un diario para Aria Capítulo XIV ✍
4e0d2946bafc44e656cf2886c0b75bb2

Un diario para Aria (Capítulo XIV) Reflexión final Es hora ya de actuar, olvidarnos de tanta falsedad, ayudando a los Read more

▷ Un diario para Aria Capítulo IX ✍
0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502

Un diario para Aria (Capítulo IX) Visitar el Templo Este rito sí que se celebraría en un Templo de verdad, Read more

Deja un comentario

En Recetasypoemas.com (titularidad de María Milagrosa Reyes Marrero) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de gestionar y publicar tu comentario. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a milareyesmarrero@gmail.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

58 − 48 =

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba