▷ Un diario para Aria Capítulo V ✍

Un diario para Aria

(Capítulo V)

Creciendo con tabúes

Ahora se sentía tranquila, seguía siendo ella, esa niña pequeña y menuda, llena de inquietudes, sólo que a partir de ahora podría tomar la comunión cada domingo como hacían los mayores. Una experiencia más añadida a si corta edad, que a pesar de esas preguntas a medio contestar o sin respuestas otras y tabú tras tabú fue creciendo.

Todo en pequeñas dosis es bueno – por lo que cualquier religión lo es, sin llegar a ser fanáticos de ella.

Sus sentimientos han cambiado respecto a algunas cosas. También sus creencias religiosas, en esa época para ella todo era inocencia y candor, las cosas sólo eran de dos formas, buenas o malas. Pero para la pequeña niña solamente existían las buenas. ¡Tonta de ella!, pues mientras pensaba que sólo existían las personas buenas, que las otras no podían existir, ya que Dios no lo quería así, tampoco lo permitiría. Con qué dolor y tristeza descubrió que realmente existía el mal de igual modo o más que el bien. Que esté tan cerca de ti que no te das cuenta hasta que es demasiado tarde para dejarlo. Es por esto por lo que esa fe ciega que tenía a esa edad ha cambiado, porque ahora sabe que hay cosas y personas buenas, no tan buenas y demasiado malas.

La niña era de la opinión que siempre hay que decir la verdad, por muy mala que sea. Cree que, si todos pensáramos y actuáramos así, nos evitaríamos tanto dolor, falsedad, e hipocresía. Que es mejor tener una sola cara, no dos como las monedas, peor aún, si esta es falsa. Ya es hora de empezar a llamar las cosas por su nombre, sin tapujos, ni tabúes. Para nuestras abuelas esto era algo normal y cotidiano, quizás algo también para nuestras madres, para nuestra generación seguro que no, menos aún para la de nuestros hijos. ¿No es mucho más bonito?, se preguntó ella, querer, aunque no te quieran, sabiéndolo, que querer y no te quieran sin saberlo. Si perdonar es amar, ¿no es mejor decir la verdad?


Un diario para Aria –
(c) –
Maria Milagrosa Reyes Marrero

▷ Tardes de triciclo ✍
523b526c8bf5a1718afbf5e37e598b68

Tardes de triciclo Memoro mi niñez y aquellas tardes en la era.

▷ Adiós año dos mil veinte ✍
Adios ano dos mil veinte

Este año el único motivo de celebración que aspiraría a tener, es el de poder tener la certeza de que Read more

▷ Me iré libre ✍
37952a4aa3490f6f35837c1e20350501

Me iré libre —Siéntate por favor. —¿Qué ocurre? —Quiero hablarte.

▷ Zapato rojo de tacón ✍
598b431dd52aecdb7af226f303ba1598

Zapato rojo de tacón Cada día al ir a trabajar, pasaba por delante del escaparate de la zapatería de la Read more

▷ Hasta el mar ✍
77b366dd254a43618bcbedaf86ab4031

Hasta el mar El cielo está despejado.

▷ Adiós a Sor ✍
d59d2c2b289c88ea3883733aab2dc8de

Adiós a Sor Todo ocurrió, una tarde de un lunes, día veinticuatro de junio, del año mil novecientos noventa y Read more

Deja un comentario

En Recetasypoemas.com (titularidad de María Milagrosa Reyes Marrero) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de gestionar y publicar tu comentario. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a milareyesmarrero@gmail.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

65 + = 67

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba