▷ Un diario para Aria Capítulo X ✍

Un diario para Aria

(Capítulo X)

Recordando una anécdota

Recuerda Aria como anécdota ahora. En esa época era desconocimiento, que en aquel Templo solo podían entrar las personas que eran verdaderamente buenas. Y dice como anécdota. Porque muchas veces es visitado para guardar apariencias ante los demás, intentando ocultar su hipocresía. Parece ridículo verdad. Pero más que esto es pura falsedad, e incluso falta de respeto hacia los demás. Mejor que haya pocos, pero sinceros que muchos y nada verdaderos.


Un diario para Aria –
(c) –
Maria Milagrosa Reyes Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba