en

▷ Un diario para Aria Capítulo VII ✍

4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a

Un diario para Aria

(Capítulo VII)

El examen

Por fin su turno. ¡A ver pequeña! ¿Cómo te llamas?

—Dije mi nombre con voz temblorosa y entrecortada por los nervios.

Aria contesté.

—Bonito nombre han elegido tus padres para ti.

—¿Qué edad tienes?, porque te veo tan pequeña.

—Siete señor.

—¡Siete!, dijo él, con voz de asombro, te quieres Confirmar, preguntó, ¿te has estudiado el catecismo?

—Si me lo he estudiado.

—Bueno veremos. Al decir esto me asuste, no sé si fue por él veremos o, por haberme dicho siete con cara de asombro.

—Dime el Padrenuestro.

— Padrenuestro…

—Bien.

—¿Cuántos son los Sacramentos?

—Siete, primero…

—Siete como tu edad —dijo él—

—¿Y los Mandamientos? Así, sucesivamente, una a una le fue preguntando y ella contestando rezo a rezo, hasta que dijo; estupendo, niña sabes tanto o más que los demás aun siendo mayores. Has pasado el examen, por lo tanto, puedes tomar el «Sacramento de la Confirmación».


Un diario para Aria –
(c) –
Maria Milagrosa Reyes Marrero

Escrito por Mila Reyes

Comentarios

Deja una respuesta

En Recetasypoemas (titularidad de María Milagrosa Reyes Marrero) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de gestionar y publicar tu comentario. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a milareyesmarrero@gmail.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0
3f4808b525a42a0bb340252b3c0de1d3

▷ Un diario para Aria Capítulo VI ✍

c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48

▷ Un diario para Aria Capítulo VIII ✍