Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
OHIzZW1pbDd2aWJvaWZncGwwcjFvbzgwMzcxNTI0ODE2Njk1
Reload Captcha
Tardes de triciclo
 
Memoro mi niñez y aquellas tardes en la era. Dando vueltas en su interior. Subida en el pequeño triciclo de mi hermano, un par de años mayor que yo. Ese triciclo, había sido un regalo de nuestro padre. Uno, de esos otros tantos de los que solía traernos, cuando su trabajo se lo permitía y venía a vernos. Los regalos, nos gustaban evidentemente. Pero, mucho más nos gustaba, el tiempo que este, con nosotros pasaba y el cariño y el amor, con que a todos nos trataba. Si mi memoria no me falla, ese pequeño triciclo era de un color amarillo, similar, al del plátano de canarias, cuando este está maduro evidentemente. Su asiento era de madera, lo mismo que el resto del. En sus manillares, llevaba a modo de adorno, unas cintas de papel crespón entremezcladas, rojas y amarillas. Las cuales, ondeaban al viento mientras yo, con mis pies de niña pequeña, pedaleaba y circundaba la era. Creo recordar que, las pobres cintas terminaron deshaciéndose con el agua, en una de esas tardes que, a pesar de la lluvia que caía, yo circulando por la era seguía.
Sin lugar a dudas, tardes apacibles aquellas que, junto a mi hermano y algunos de nuestros primos, disfrutábamos pedaleando en la era.
Tardes felices, mientras pedaleábamos en aquél triciclo de madera de color amarillo. Sí, porque a esa edad, no se tiene conciencia de las sorpresas, que la vida te tiene reservadas, en la medida en que vas creciendo y entrando en edad.
Solo tienes una vida y esta, está compuesta de etapas. Sin lugar a dudas de que, por todas ellas habrás de pasar.
— A esta etapa la podemos llamar la etapa prenatal. La pasarás en el interior de tu madre y lo harás como feto. Dependiendo, de cómo ahí dentro lo hayas pasado y del amor que antes de nacer, te hayan dado. Nacerás ya con tu carácter acuñado.
— Tu siguiente etapa, comenzará desde el mismo momento en el que, a este mundo has llegado, o lo que es lo mismo, en el instante de tu nacimiento. Es la fase en que dejas de ser feto y pasas a ser bebé. En la misma, es de suma importancia, el amor y el trato con el que tus progenitores, a este mundo te hayan recibido. Ya que, todo ello va a ayudar a tu carácter formar.
—Al bebé, lo dejarás atrás y entrarás en la etapa infantil, o si quieres en la tierna infancia. En ella, el amor y el trato que recibas, seguirán teniendo suma importancia. Pues, es en esta etapa donde se reforzará tu carácter. Y este, podrá reforzarse para bien, o cambiar para mal. Todo ello, como he mencionado anteriormente, va a depender de ese amor y de ese trato recibido. Pero, no debes de obviar que, también es aquí, cuando corresponde ofrecerte seguridad y a la vez, donde habrá que comenzar a ponerte ciertas limitaciones.
—Tras la tierna infancia, llegarás a la pubertad o adolescencia. Esta es etapa de cuidados y el estar siempre en alerta. Ya que, tus hormonas se revolucionan y sin motivos aparentes, estas en cualquier momento, hacen que tu carácter explosione. Tus padres, mucha paciencia han de tener, para saberte comprender y no llegarte a perder, a causa de que, tu carácter se haya alborotado o disipado. Tendrán que saber estimularte, pero sin llegar a agobiarte. Dándote libertad, pero que, a la vez, sepas en todo momento, las reglas cumplimentar. Para todo ello, las dos partes, habrá que poner algo de talante. Solo así y sin daño, franquearás esta etapa.
—Dejada atrás la etapa juvenil, entrarás en la madurez. Se supone que, esta es la etapa del raciocinio. Si todo ha ido bien en los ciclos anteriores. Es aquí, donde tendrás que poner en practica todo lo aprendido en las anteriores. Tanto, si has estudiado como si no, es aquí, donde te habrás de incorporar en la vida laborar. Donde te enamorarás y si lo decides, con esa persona tu vida compartirás. Así, como una familia formar. Pero, todo ello será decisión tuya y también, tu responsabilidad. Porque, no olvides que, como mismo tú dependiste de otros, para tu carácter formar. Ahora, van a ser otros los que, en tus manos, van a estar.
—Pero, el reloj sigue marcando las horas, el tiempo va pasando y con él, la juventud atrás se va quedando. A la sazón, te adhieres al ocaso de tu vida. Por lo tanto, consolidas la última fase de tu vida. Aquí, te parecerá que el mundo gira más lento, cuando en realidad eres tú, el que no puede ir más rápido.
—Lo mismo que una noria, que cuando sube, está arriba y cuando baja, esta está abajo. El recorrido de la vida, tiene sus altibajos.
Mi memoria sigo refrescando y me sigo viendo, aquellas tardes en la era. Subida en el pequeño triciclo de mi hermano y mientras pedaleaba, las cintas de papel crespón, hondeaban.

Tardes de triciclo

Rate this item
(1 Vote)
Last modified on Lunes, 12 Marzo 2018 21:10

Please publish modules in offcanvas position.