▷ Truquillos para conservar alimentos en la nevera 📓


Aquí, os dejo algunos ❄❄ Truquillos para conservar alimentos en la nevera. A pesar de que, a estas alturas todos sabemos que, la vida de los alimentos se alarga, solo con el hecho de guardarlos en el frigorífico.

Truquillos para conservar alimentos en la nevera

 

Todos sabemos que, los alimentos reservados en el congelador, alargan su vida. Como puede ser, la verdura de temporada. Del mismo modo que, hay otros que, es imprescindible depender del frigorífico para poder conservarlos, como pueden ser los yogures por mencionar alguno, Más o menos, todos sabemos cómo distribuir los alimentos dentro de la nevera. Pues, para ello nos basta con seguir, las instrucciones del fabricante correspondiente a la marca que, cada uno/a tengamos en casa. Lo mismo ocurre con la temperatura, a la que, tiene que estar tanto el congelador como el frigorífico que habrá que, seguirla a rajatabla.
1. Los alimentos frescos que vayamos a congelar, habrá que, hacerlo nada más llegar a casa. Como pueden ser carnes, pescados y mariscos.
2. Lo mismo ocurre con los productos perecederos que, vayamos a meter en el frigorífico. Como pueden ser yogures, mantequilla, quesos frescos.
3. Otra cosa que es recomendable, es usar bolsas térmicas, para transportar los alimentos, tanto congelados, frescos o refrigerados. Si después de comprados, vamos a pasar un tiempo demasiado largo,hasta llegar a casa y poderlos guardar.
4. Se sabe que, para meter los alimentos cocinados, tanto en el frigorífico como en el congelador, habrá que, esperar a que se enfríen. Pero, no dejarlos demasiado tiempo fuera, sobre todo, en verano.
5. No es aconsejable utilizar recipientes metálicos, tanto para congelar como para refrigerar.
6. Utilizar siempre, los que estén recomendados por el fabricante, tanto para refrigerar, como para congelar.
7. Yo por ejemplo, suelo utilizar recipientes de cristal para refrigerar y para congelar de plástico, además de bolsas de congelación, pero eso va en el gusto.
8. Seguir siempre las normas, de tiempos de conservación de los alimentos.
9. Nunca, algo crudo que hayamos descongelado, lo volvamos a congelar. Como puede ser carne o pescado.
10. Si a la hora de ir a cocinar, algún alimento que hemos descongelado, nos parece demasiada cantidad, cocinarla toda y luego, congelarla después de cocinada o refrigerarla, para el siguiente día.
11. Si descongelamos alimentos ya cocinados y nos sobra, guardarlos automáticamente en el refrigerador, no consumirlos, más allá del siguiente día.
12. A la hora de descongelar los alimentos, mejor sacarlos con tiempo y dejar que se descongelen en el frigorífico, en lugar de dejarlos fuera.
13. Si refrigeramos alimentos que a la vez, contengan o sean alimentos perecederos, nunca hacerlo más allá del siguiente día.
14. Por seguridad, mejor no guardar de un día para otro, los restos de natas, mayonesas o aliolis caseros. Así, como alimentos que los contengan. Sobre todo, si han estado expuestos antes, a la temperatura ambiente. Ya que, pueden ser muy peligrosos para nuestra salud y para la de los demás miembros, de la familia.
15. Cuando congelemos, separarlo siempre por raciones. Así, no habrá necesidad de descongelar de más. Si ocurre y sobra, por precaución, mejor tirarlo que, arriesgar nuestra salud y la de los demás miembros de la familia.
16. Otra de las cosas recomendables, es ponerle el nombre a los recipientes, que utilicemos para congelar. Pues, después de congelados hay algunos alimentos que, son difíciles de reconocer o el propio recipiente, nos impide ver lo que hay dentro.
17. Algo a tener en cuenta también, es que, cuando congelemos caldos o cualquier otro líquido, no llenemos el recipiente al máximo. Pues, no olvidemos que, al cambiar su estado líquido,  aumenta de tamaño, y eso, puede hacer que, el recipiente se destape. Por lo que, no se conservarían con las mismas garantías, que si eso, no ocurre.
18. Nunca congelar ningún alimento, en un recipiente que, su tapa no cierre bien.
19. Algo muy recomendable a la hora de congelar la verdura, es que, la limpiemos, la lavemos y la troceemos, en la forma que, más nos convenga. Pues, a la hora de su utilización, podemos utilizarla directamente del congelador, sin necesidad de descongelarla. Así, perderá menos sus propiedades. Pero, para que se pueda hacer esto, es recomendable congelarla por raciones. Ya que, así solo sacamos la cantidad justa a cocinar.
20. Esto, lo podemos aplicar al resto de alimentos a congelar.
21. Procurar que, todo alimento que se congele o vaya al frigorífico, esté bien tapado y cerrado.
22. Todos sabemos que, las ensaladas hay que prepararlas justo antes de comerlas. Ya que, el tomate se oxida rápido y la lechuga se pone mustia. Pero, sí un día por casualidad, por culpa del tiempo, tenéis que hacerla antes, evidentemente que, habrá que meterla en el frigorífico (siempre sin aliñar hasta la hora de servirla). Entonces, podéis taparla con una servilleta o paño de cocina limpio y humedecido, esto lo que hará será que, la humedad de la tela, ayuda a la conservación de la verdura por más tiempo. Por lo menos, a mi me funciona.
23. Para guardar la lechuga, lo podéis hacer de dos modos. Uno, será guardarla envuelta en una servilleta de tela o paño de cocina humedecido. Y la otra, será lavar la lechuga, escurrirla muy bien y después, envolverla en el paño o servilleta secos. A mi me funciona o por lo menos me lo parece. El que, me duran mucho más tiempo, las lechugas o cogollos.
24. La verdura después de partida, como pueden ser el brécol, la col, o la coliflor dura más, si también la tapáis con servilleta de tela (no necesariamente húmeda), o por lo menos, a mi me lo parece.
25. Cuando partáis una papaya, haced lo mismo, que con la verdura.
26. No habrá que recordar a nadie que, tanto la fruta como la verdura, deberán colocarse siempre, en el o los cajones, que la nevera traen para dicho menester.
27. Cuando dejemos pescados o carnes en el frigorífico, dejarlos siempre tapados, para que no recoja los olores del resto de alimentos del mismo. Y recordar que, no es conveniente dejarlos más de un día en ella, antes de cocinarlos. 
28. Los mariscos frescos, los podéis guardar en el frigorífico, tapados con un paño de tela húmedo. Ya que así, el marisco guardará por más tiempo, su propia humedad. Pero, este cuanto menos tiempo esté sin consumirse, mucho mejor. Lo mejor, es comprarlo y consumirlo el mismo día. Si tenéis dudas, de que esté vivo o no, mejor desecharlo. 
29. El marisco congelado, no descongelarlo nunca fuera del frigorífico.
30. Respetad siempre, el lugar de conservación en el frigorífico, para cada alimento. Aunque practiquemos, estos truquillos.
31. Los alimentos, que guardamos en el frigorífico, suelen generar vapor y que luego, ese vapor, cae encima del alimento guardado y puede acelerar la caducidad del alimento.
32. Y para que eso no ocurra, les voy a dejar un truquillo. Poner primero, una servilleta de tela o de rollo de cocina, encima del alimento que vamos a refrigerar. Luego, tapamos el recipiente bien tapado.
33. Con esta operación, lo que ocurre es que,  el vapor va a la servilleta, y ya no caerá encima de los alimentos. Eso sí, si los vais a tener más de un día en ella, recomiendo que la cambiéis a diario. 
34. Pero, no por hacer esta operación, hay que meterlo en la nevera y olvidarnos de él. Hay que seguir cumpliendo las mismas normas de caducidad de los alimentos, solo que, si metemos por ejemplo, una natilla casera, o un flan, al siguiente día, si no hacemos este truquillo, corremos el riesgo de que, al destapar la natilla o el flan, nos caiga dentro, el vapor que se ha generado en la tapa de los mismos. De la otra forma, el vapor irá directamente a la tela o al papel y no estropeará para nada, la natilla o el flan. 
35. Aunque hoy en día, hay ambientadores especializados para atrapar los olores del frigorífico. No cabe duda que, poner un  limón partido en rodajas o a la mitad, repartido por los estantes del mismo, es también, una buena solución. Yo al menos, lo sigo prefiriendo.
36. El mantener el congelador y el frigorífico limpio. También, es un factor muy importante, para la buena conservación de los alimentos.
37. También, ahorramos en la factura de la luz, manteniendo los congeladores, siempre limpios y no recargándolos demasiado. Y, el no estar abriendo y cerrando sin necesidad, tanto el congelador, como el frigorífico, es otro factor a tener en cuenta para que esa factura no suba demasiado. 
38. No cabe duda que, también es importante para la buena conservación de los alimentos, seguir con la misma regla, de no estar abriendo y cerrando. Si no es, estrictamente necesario.
39. Otra cosa muy importante, es que, los recipientes de plástico, también tienen fecha de caducidad. Con ello, lo que quiero decir es que, cada fabricante, da unas recomendaciones de uso y que, siempre tendremos que respetarlas. Pero, que estos no son eternos y que, de vez en cuando, los tendremos que sustituir por otros nuevos.
40. Con esto, no quiero dar lecciones a nadie. Puesto que, no soy ninguna experta en alimentación, ni salud. Sólo he querido contar, lo que yo hago en casa y como digo siempre, a mi me funciona, pero no es ciencia, solo alguno de mis truquillos.
Truquillos para conservar alimentos en la nevera - ▷ Truquillos para conservar alimentos en la nevera 📓

standard 150 - ▷ Truquillos para conservar alimentos en la nevera 📓

Artículos Relacionados

  • pinit fg en rect gray 20 - ▷ Truquillos para conservar alimentos en la nevera 📓

Deja un comentario